Fuimos la primera juguetería de la Gran Vía y hemos visto pasar la historia de Madrid y de sus niños, que hoy son abuelos y traen a sus nietos como sus padres hicieron con ellos.

Así creamos a Pepa